Evolución del pensamiento económico

2/7/07

 

Evolución del pensamiento económico

INTRODUCCION A LA ECONOMIA

Por: Yezid Soler B

Este documento puede reproducirse o citarse o parcial o totalmente, de acuerdo a principios éticos, indicando Autor, título y página en Internet. http://escuelaseconomicas.blogspot.com/
MODULO 1 : ORIGEN Y DEFINICIONES DE LA ECONOMIA

Unidad 1 : QUE ES LA ECONOMIA
OBJETIVOS

En este módulo se busca con la participación activa del lector alcanzar los siguientes objetivos:

En lo cognitivo, comprender que es la economía, cual es su campo de saber, sus aplicaciones practicas límites.

En lo actitudinal, destacar los valores éticos y estéticos necesarios para el equilibrio económico, social y ambiental.

En las capacidades, iniciarse en el conocimiento del tema para la comprensión y manejo de situaciones cotidianas.

CAPITULO 1. LA ECONOMIA EN LA ANTIGUEDAD

El concepto de economía, al igual que muchos de los conceptos que conforman la estructura simbólica del pensamiento, ha evolucionado hasta llegar a las nociones conocidas y difundirlas por diversas teorías económicas en los ámbitos universitarios y profesionales del mundo.

Durante mucho tiempo, la ciencia económica, al igual que otras disciplinas se mantuvo ligada a la esfera global del pensamiento y se interrelacionaba mas estrechamente con la filosofía, la política la naturaleza y la comunidad.

Un rápido vistazo en el tiempo, nos permite ver la evolución que presentó el concepto de economía, por lo menos en lo que hace a los registros históricos del pensamiento occidental.

Los pueblos primitivos, incorporan la economía al igual que otras formas del conocimiento, en una esfera global de saber, en donde no se delimitan campos específicos y no existen líneas divisorias, incluso entre la ciencia y la religión. Sobre este aspecto no profundizaremos, dado que se desarrolla ampliamente en epistemología y allí seguramente se verán los interesantes debates entre los filósofos de la ciencia.

Lo cierto es que todos los analistas que han viajado en el tiempo en búsqueda de los orígenes del concepto; coinciden en afirmar que el termino economía proviene del griego oikonomia, el cual se descompone en dos términos

Oikos, que significa hogar, y Nom, que significa regla, ley gobierno.

Esto nos permite inferir que en un momento histórico el manejo de los recursos debió convertirse en algo muy importante, para llamar la atención y destinar unas páginas a su análisis por parte de los pensadores de la época.

Así, Platón considerado como el fundador de varias ciencias, definió a la economía como ” La ciencia de la administración de la comunidad domestica o gran familia “ [1]

Mas tarde Aristóteles afirma que: “ Es necesario que la ciencia económica nos provea de los recursos precisos o útiles para la vida en toda asociación civil o domestica” [2]

Aristóteles diferencia la ciencia económica, que abastece lo necesario para la vida de una comunidad, de la ciencia que se ocupa de generar excedentes individuales, por encima de lo necesario, a la cual denomina crematística.

Para Aristóteles, la economía es lo natural, en tanto que la crematística procede de un arte de o una industria. La economía atiende al uso e intercambio de los bienes, en tanto que la crematística se ocupa del intercambio monetario para obtener dinero.

“He aquí - escribe el filosofo- por que la ciencia Cremastistca parece tener por objeto el dinero acuñado y los medios de procurárselo en cantidad crecida. Es en efecto la ciencia que produce la opulencia y las grandes fortunas”

“Al contrario, la ciencia económica, muy diferente del arte de adquirir, tiene sus limites, porque el asunto de la economía no es el de la ciencia de la riqueza”. Y diferencia de las dos ciencias de la siguiente manera: [3]

“Una y otra tiene el mismo goce de los mismos fondos, pero de igual manera: el objeto de una (la economía) es la posesión, el de la otra (la crematística) el aumento, de tal suerte que ciertas gentes han llegado a imaginar que el aumento es el objeto de la ciencia económica y persiste creer que debe conservarse o aumentarse indefinidamente el caudal que se tenga de metales acuñados”.

Estas afirmaciones nos permiten concluir tres cosas:

En primer lugar, que la transformación de los recursos y el intercambio de productos, debieron convertirse en actividades importantes para requerir el establecimiento de unas normas y el conocimiento de unas leyes de comportamiento que permitieran un abastecimiento adecuado de la comunidad.

En segundo lugar, que el grado de importancia y de profundización en el conocimiento de estas actividades, hicieron que trasladaran del campo de la “doxa” o sea lo común, para entrar en el terreno muy especial, el de la “episteme” o conocimiento organizado, adquiriendo de esta forma un primer status de ciencia.

En tercer lugar, que el afán de acrecentar riquezas representadas en oro, debió ser muy fuerte para llamar la atención de Aristóteles, diferenciando la economía de la crematística e indicando patrones éticos al delimitar la primera conforme a la naturaleza y calificando la segunda contra natura, es decir contra la naturaleza. “Peregrina riqueza -escribió- la que, por grande que sea, no libre a su poseedor de perecer de hambre, como el fabuloso Midas cuya codicia lo llevo a pedir, y vio cumplido su voto, que se cambiaron en oro todos los platos que se le servían”. [4]

Cruzando al otro lado del mar, sabemos que en América las culturas precolombinas, alcanzaron notables adelantos en el manejo de sus recursos y en la búsqueda de un equilibrio entre la población, la tecnología y el medio ambiente. Ejemplos notables son las culturas de los Incas, Mayas, Aztecas y Muíscas.

Este manejo significó un dominio muy importante en el conocimiento de varias ciencias entre ellas la matemática, la astronomía, la ingeniería y por supuesto la economía. Su características es la integridad del conocimiento y por lo mismo no parece la visión fragmentada de las diversas disciplinas, aunque ya muchos autores han evidenciando la presencia de una lógica coherente en el manejo de la economía por parte de las culturas precolombinas.

Hemos visto, en la historia de Europa, en la fase de transición hacia la era esclavista antigua, la economía se escindió como una forma especial del pensamiento, separándose como una esfera particular de la ciencia.

1.2 LA ECONOMÍA EN EL RENACIMIENTO

Con el encuentro de lo mundos, a finales del siglo XV, se generan cambios que conforman rápidamente las actividades y surgen nuevas formas de ver la economía. Al nacer los estados nacionales, la preocupación por la riqueza se convierte en un tema central y muchos estudian su origen, como elemento clave del liderazgo a nivel individual y mundial.

Mientras los alquimistas buscan la fórmula del piedra filosofal que transforma los objetos en oro, otros autores en el campo de la economía, se ocupan de estudiar cual es el origen de la riqueza, si proviene de las minas de metales preciosos, de la tierra o del trabajo de los hombres.

Independientemente de las diversas apreciaciones y teorías que fueron siguiendo en esta época, un hecho que si es evidente es que la economía toma un nuevo impulso separándose como ciencia definitivamente de la filosofía, la religión y la política.

Debe anotarse que esta independencia no se dio de manera fácil, pues hasta hace siglo y medio no se aceptaba no siquiera como materia en los curriculums de la universidades. Autores como John Stuart Mill, consideran la economía “no como una cosa en si misma. Sino más bien como un fragmento de una totalidad más amplia, una rama de la filosofía social, tan interrelacionada con las otras ramas que sus conclusiones, aún circunstanciales a su ámbito particular, tienen valor solo condicionalmente”. [5]

Simultáneamente, a la separación como objeto de análisis científico, se desplazan gradualmente los conceptos de economías de auto subsistencia por los conceptos mercantilistas, para la acumulación de excedentes, cuestionados por Aristóteles.

1.3. LA ECONOMIA MERCANTILISTA Y FISIOCRATICA
En el escenario de estos acontecimientos surgieron nuevas formas de ver y plantear soluciones, y diversas concepciones como la teoría METALISTA que se asigna a los metales preciosos el origen de la riqueza, o la teoría MERCANTILISTA que sostiene que la riqueza se origina en un comercio exterior favorable, o la teoría FISIOCRATICA que ubica el origen de la riqueza en la tierra. [6]

Los metalistas le asignan un papel fundamental al oro y los metales preciosos, los mercantilistas al superávit en la balanza del comercio exterior y los fisiócratas a la tierra en los procesos económicos.

La ciencia económica en su interior, presentó una nueva escisión al definir tres nuevas áreas claramente diferenciadas como lo fueron la producción, la distribución y el consumo de las riquezas.

1.4. LA ECONOMÍA CLASICA

Surge una nueva escuela denominada CLASICA que asigna al trabajo un papel fundamental en la creación de riqueza con énfasis distintos, ya que ADAM SMITH, denominado el padre de la economía moderna, se concentra en la causa u origen de la riqueza, DAVID RICARDO, se preocupa por la distribución del excedente.

Podemos afirmar que en esta nueva fase, y con la revolución industrial, la economía trasciende el anterior marco de la economía como ciencia del consumo, administración y manejo de los recursos y se define en un nuevo ámbito.

Adam Smith expresó su concepto sobre la economía, en el título de su libro denominado “Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones”, publicado en 1776. Allí escribió:

“La ciencia de la economía política, considerada como una rama de la ciencia del estadista o legislador, se propone dos objetivos distintos a saber: Primero, proporcionar ingresos o sustento abundantes al pueblo y segundo, proporcionar al Estado o a la comunidad un ingreso suficiente para los servicios públicos. Se propone, pues, enriquecer al pueblo y al soberano”. [7]

Marx por su parte afirma: “Yo entiendo por economía política clásica toda la economía, que desde Wlliam Petty, investiga la concatenación interna del régimen burgués de producción” el propósito de su obra económica más importante, “El Capital”, consistió en descubrir la ley económica que preside el movimiento de la sociedad moderna.

La economía no fue ajena a los grades descubrimientos científicos de la era moderna. Se destaca los aportes de Newton con la teoría gravitacional, Descartes con el método de análisis parcelario, Leibinz con el cálculo infinitesimal, Darwin con la teoría de la evolución y Sigmund Freíd con la teoría del psicoanálisis.

En el siglo XIX se incorporaron gradualmente estas nuevas teorías a la ciencia económica.

1.5. LA ECONOMIA NEOCLASICA

Después de la gran crisis económica en 1870, surge una nueva corriente teórica denominada NECLASICA, liderada por el inglés Stanley Jevons, el suizo León Walras y el austriaco Carl Menger. [8]

La teoría neoclásica incluye el modelo atomístico en el análisis económico, al considerar muchos compradores y muchos vendedores actuando en la economía como fuerzas gravitacionales que se equilibran mutuamente, regidas por el principio del placer y el dolor y en donde los comportamientos de cada uno de ellos se registran con leves variaciones, al igual que ocurre con el proceso de derivación del cálculo infinitesimal.

En este escenario el objeto de la ciencia económica se circunscribió al conjunto de los elementos susceptibles de incluir en la economía y que ya se venían delimitando desde la escuela de los clásicos.

Se asume que las necesidades de las personas son ilimitadas y se incluyen aquellos objetos que cumplen con las características de:

a) Ser útiles o tener una valor de uso,
b) Ser limitados o escasos

Walras formaliza el objeto de la economía agregando a las dos cláusulas anteriores, las planteadas por los economistas clásicos, es decir que los objetos sean:

c) Apropiables, consiguientemente, la propiedad de los mismos
d) Valorables, o cuantificables en valores monetarios
e) Productibles, con el esfuerzo humano del trabajo.

Los objetos que no cumplen con estas condiciones quedan por fuera del universo económico neoclásico.

Con estas condiciones la teoría neoclásica, define la economía como la ciencia que estudia las formas del comportamiento humano que resultan de la relación existente entre las necesidades ilimitadas que se deben satisfacer y los recursos que aunque escasos se prestan a usos alternativos.

Después de una época de expansión económica, llega la crisis económica de los años treinta que se caracteriza por el contraste entre el exceso de producción y el desempleo y la pobreza.

Estos hechos demostraron que la economía, podía salirse del esquema de equilibrio planteado por el modelo newtoniano en la física.

1.6. LA ECONOMIA KEYNESIANA

Surge un nuevo autor J.M Keynes quien plantea un modelo de economía en desequilibrio y se ocupa principalmente de las fluctuaciones de la economía y particularmente de los cambios en el nivel del empleo y en los ingresos. De esta manera la economía, además de incluir las preocupaciones tradicionales por la producción, la distribución y el consumo de recursos escasos ante necesidades ilimitadas, se ocupa del análisis de las oscilaciones de la actividad económica y de los factores que la ocasionan.

Keynes señala que su libro principal, “La teoría de la ocupación, el interés y el dinero”, “es un estudio de la fuerzas que determinan los cambios en la escala de producción y de la ocupación como un todo”. [9]

La visión keynesiana ha tenido un gran predominio incluso entre la escuela estructuralista latinoamericana. Sin embargo a mediados de los años ochenta, se presenta una nueva crisis económica mundial, que cuestiona los fundamentos existentes y da origen a nuevos planteamientos de la ciencia económica.


1.7. LA ECONOMIA ALTERNATIVA COMPLEJA

La nueva teoría económica alternativa tiene como principales exponentes a autores tales como Shumacher, Hezel Handerson, R. Georgescu, Naredo y Manfred Max Neef. [10]

La economía alternativa incorpora los principales aportes de las ciencias durante el siglo XX, tales como las leyes de la termodinámica, la quántica y la relatividad, que plantean una nueva visión de la física.

La segunda ley de la termodinámica, denominada ley de la entropía, sostiene que la materia y la energía se pueden degradar. No existe una sola visión del mundo: La física quántica afirma la existencia de una imagen simultánea a la vez corpuscular y ondulatoria de las partículas.

La teoría de sistemas, establece que en los organismos se dan sistemas abiertos que intercambian materia y energía, en constante equilibrio y desequilibrio.

La biología ha aportado nuevos elementos: Con los principios de complejidad se busca que las ciencias sociales tengan conciencia del carácter físico y biológico de los fenómenos humanos y que las ciencias de la naturaleza tengan conciencia de su inscripción en una cultura, una sociedad y una historia.

A partir de los nuevos aportes de la ciencia en el siglo veinte, la economía alternativa está constituyendo un nuevo objeto de la economía.

“Hemos visto que los principios de indeterminación, complejidad y cambio se aplican no solo a los niveles quánticos, sino también a los procesos y fenómenos biológicos, ecológicos y sociales. Así estos principios que están surgiendo en la sociedad occidental implican la adaptación del comportamiento humano y su aprendizaje y principios sociales”: [11]
.

Lo anterior implica hoy y en el futuro:

1. INTERCONEXIÓN: Cooperación planetaria de las sociedades humanas.

2. REDISTRIBUCIÓN: Justicia, igualdad, equilibrio y reciprocidad.

3. CAMBIO: Rediseño de instituciones, perfeccionamiento de los medios de producción y valores.

4. COMPLEMENTARIEDAD: Universidad y diversidad, de “estos o lo otro a ambos” y la lógica.

5. INDETERMINACION: Muchos modelos y muchos puntos de vista, acuerdo, humildad, apertura, Evolución.

Aunque no existe una definición de la economía alternativa, puede esbozarse aquí una primera aproximación planteando que es la ciencia del manejo integrado del medio, con un enfoque global e interdisciplinario que busca el desarrollo sostenible de los recursos naturales técnicos y humanas.

1.8. CONCLUSION

El breve recorrido a través del tiempo evidencia que las diversas teorías presentan variadas formas de ver y definir la economía, así como existen diversas formas de manifestación artística de la pintura o la música.

La economía puede definirse como la ciencia que trata de la gestión del medio que nos rodea, o también como la ciencia que estudia las leyes de las diversas fases de los procesos de transformación de los bienes, o como la ciencia que estudia las relaciones entre los recursos escasos y los deseos ilimitados, o como la gestión integrada e interdisciplinaria de los recursos naturales, técnicos y humanos para el desarrollo sostenible.

Independiente de las posturas que adoptemos y la definición que seleccionemos, un hecho llama la atención es que existen diversas formas de ver y analizar los procesos económicos. No existe una mirada única.

“Por ahora parece que el modo mas satisfactorio de definir la economía - escribe Maurice Dobb - es hacerlo en términos de la cuestión que se pregunta y cuya respuesta se busca, y definir, de manera semejante, las escuelas ideológicas rivales en términos de las diversas cuestiones que se proponen a si mismas, o de las diferencias de los tipos de la respuesta que ofrecen” [12]

.

INTRODUCCION A LA ECONOMIA
Por: Yezid Soler B.

MODULO: ORIGEN Y DEFINICIONES BÁSICAS DE LA ECONOMÍA

UNIDAD 2: NECESIDAD Y UTILIDAD

Objetivos

· Conocer y profundizar en el análisis de los diversos conceptos de utilidad y necesidad utilizados en el lenguaje científico y corriente.
· Estudiar las diversas aplicaciones de los conceptos de utilidad y necesidad en la vida cotidiana
· Generar una actitud que asuma el desarrollo humano, en donde las necesidades se refieran a las personas y no a los objetos

Contenido
2.1. Las necesidades en la antigüedad
2.2 Necesidades y valor de uso
2.3 Necesidades y utilitarismo
2.4 Necesidades Básicas Insatisfechas NBI
2.5 Necesidad y pobreza
2.6 Necesidad como carencia y potencialidad
2.7 Clases de satisfactores

Autocomprobación Nº 2
Estudio de casos y aplicaciones Nº 2
Actividades de investigación Nº 2

Capitulo 2.1 Las necesidades en la antigüedad

Varios autores justifican la economía como una de las ciencias que debe satisfacer las necesidades del hombre. En el mundo actual, el concepto de necesidad se maneja prioritariamente en un sentido que ha predominado durante muchos siglos, y es el referido a la necesidad como la carencia de algo.

Para el filosofo griego Platón, la sociedad se origina por la impotencia que tienen los hombres para satisfacer sus necesidades de manera individual. “Así es que - dice el filosofo - habiendo la necesidad de una cosa obligado a un hombre a unirse a otro hombre, y otra necesidad a otro hombre, la aglomeración de estas necesidades, reunió a muchos hombres con la mira de auxiliarse mutuamente, y a esta sociedad hemos dado el nombre de estados”.[1] Así la base del Estado son las necesidades, las cuales clasifica así:

La primera y la mayor de las necesidades, es el alimento del cual depende la conservación del ser y la vida. La segunda necesidad es la de habitación, la tercera la del vestido.

En la medida en que el Estado se hace más complejo, las necesidades se amplían. Además de necesitar agricultores, tejedores, obreros, se necesitaran carpinteros, comerciantes, un mercado, la moneda y otros bienes, para evitar las incomodidades y procurar la justicia.

Platón distingue dos clases de deseos, los necesarios, que no podemos cercenar, ni reprimir y cuya satisfacción nos es útil y los superfluos, de los cuales podemos deshacernos y evitar los males que pueden acarrear. El deseo de alimentarse es necesario porque es útil comer y porque en otro caso seria imposible vivir, pero el deseo exagerado de toda clase de comidas daña el cuerpo y el alma, a la razón y a la templanza. El mismo juicio aplica para todos los demás placeres.

Al traspasar las necesidades se buscaran los lujos, estimulando así la avaricia y la codicia y suscitando el robo, la injusticia y las guerras.

Para Aristóteles, la ciudad nació de la necesidad de vivir. Con respecto a la necesidad (cheria) los individuos son diferentes y con respecto a la ley (Nomos) son iguales. Cada uno vale, según lo que le aporte a la necesidad común. La ética debe regir la política en la búsqueda del bien humano supremo que aspira a lo bello, lo bueno, lo justo y la felicidad. [2]

La política a su vez supedita, con la ley la estrategia militar, la retórica (discursos) y la economía. Esta última se vale de la técnica para transformar lo físico, el entorno natural.

Aristóteles retoma el concepto de Platón que diferencia lo necesario de lo superfluo y lo aplica para diferenciar la ciencia de la economía de la ciencia crematística. La economía tiene por objeto lo necesario, en tanto que la crematística busca los lujos, acrecentar las fortunas. En la primera, la legislación buscará, mediante la partición geométrica, la distribución asignando a unos y excluyendo a otros, procurando justas proporciones entre sus necesidades y las capacidades. En la segunda, la justicia correctiva buscará, mediante la igualdad aritmética, la equidad en las transacciones y contratos, mediante un equilibrio entre las ganancias y los perjuicios. Lo justo, consistirá en la economía, en la igualdad de proporciones y en la crematística, en la igualdad de cantidades.

Capítulo 2.2 Necesidades y valores de uso

En Inglaterra Francis Bacon en 1620, originó la corriente empirista planteando una nueva filosofía a través del experimento y el razonamiento inductivo. En su opinión, la necesidad surge de la impresión de la naturaleza en la mente. La realidad imprime formas cuantitativas expresadas en razones y relaciones y formas cualitativas de color, olor, sonido, sabor, captadas por los sentidos.

Leibniz postuló los conceptos de necesidad metafísica o absoluta que es por si misma, la necesidad lógica, matemática o geométrica que implica contradicción, la necesidad física o hipotética con una cadena de causa y efecto y la necesidad moral o teleológica, derivada de los fines establecidos.
La economía clásica de la era industrial, plantea el concepto de necesidad referido a las carencias del hombre. Al respecto Adam Smith escribió: “Por mercancías necesarias entiendo no sólo las indispensables para el sustento de la vida, sino todas aquellas cuya carencia es, según las costumbres de un país, algo indecoroso entre las personas de buena reputación, aun entre las de clase inferior”. “La mayoría de las mismas se satisfacen con el producto del trabajo de otros hombres” y la división de trabajo, e un proceso fundamental para satisfacer las necesidades de los hombres, ante la imposibilidad de proveerse cada cual a si mismo.” [3]

Marx inicia su obra “El Capital” analizando la mercancía como objeto apto para satisfacer necesidades humanas de cualquier clase, ya sea directamente como medio de vida o indirectamente como medio de producción. Las necesidades se satisfacen con los objetos útiles y esta cualidad los convierte a los mismos en valores de uso. El valor de uso toma cuerpo en el uso o consumo de los objetos.

Para Marx, “hay un elemento histórico y moral” en el concepto de la subsistencia y “en un país determinado y en un período determinado, está dado por el monto promedio de los medios de subsistencia necesarios”.[4]. En la sociedad capitalista, las necesidades están determinadas por la organización en su conjunto y en particular por la producción. “Las necesidades sociales- escribe - es decir lo que regula el principio de la demanda, se halla esencialmente condicionado por la relación de las distintas clases entre si, por su respectiva posición económica”. [5]
.
Capítulo 2.3 Necesidades y utilitarismo
La escuela neoclásica retoma con gran énfasis el concepto de utilidad de los objetos. Esta noción utilitarista tiene sus antecedentes más remotos en Epicuro, quien consideraba el placer como fin ultimo de la felicidad. En el siglo XVII, este concepto es desarrollado por Bentham y luego es retomado en el siglo XIX por Gossen, Walras, Jevons y Menger, como la principal ley gravitatoria del sistema económico.

Uno de los principios rectores de la economía neoclásica, es que las personas buscan maximizar la satisfacción de sus necesidades y para ello selecciona racionalmente los objetos que considere más útiles, que resultan ser los que ejercen un mayor poder de atracción.

El economista alemán Herman Heinrich Gossen afirma (en 1.854) que el objeto de toda conducta humana es lograr el máximo de goce.

Formula dos preceptos conocidos como las leyes de Gossen.

La primera ley dice que “La cantidad de un mismo goce disminuye constantemente a medida que experimentamos dicho goce sin interrupción, hasta que se llega a la saciedad”. [6] La utilidad o goce marginal de una mercancía es la adición a la utilidad de una persona, que proporciona la última unidad de mercancía consumida.

La segunda ley dice que “Para obtener la cantidad máxima de goce, un individuo que puede elegir entre muchos goces… está obligado a procurárselos parcialmente”.

Con los neoclásicos se desarrolla la teoría del goce o utilidad marginal, como elemento subjetivo fundamental que determina el objeto de la economía.

Wilfredo Pareto, otro neoclásico, utiliza el término griego “Ophelimite”, para expresar la relación de conveniencia que hace que una cosa satisfaga una necesidad o no. Si las personas desaparecieran de la tierra, la Ophelimite ya no existiría.

Desde diversos países, se extendió este concepto que recibió distintas denominaciones dependiendo del autor y del país. Stanley Jevons y los ingleses lo denominaron “marginal utility” y “final degree of utility”. Walras lo denomino “rarete” y los alemanes “Grenznutzen”. Todo esto, en la era en que se desarrolló la teoría sicoanalista de los deseos de Sigmmund Freud. [7]

Capitulo 2.4 Necesidades básicas insatisfechas

En el siglo veinte, la Organización Internacional del Trabajo -OIT adoptó el concepto de Necesidades Básicas Insatisfechas (N.B.I) como carencias de la población a ser cubiertas.
[8]

Los cinco indicadores simples seleccionados son: Viviendas inadecuadas, viviendas con hacinamiento crítico, viviendas con servicios inadecuados, viviendas con alta dependencia económica, viviendas con niños en edad escolar que no asisten a la escuela. Cada uno de los indicadores se refiere a aspectos de diferente tipo y a partir de ellos se constituye uno compuesto, que clasifica como pobre o con NBI aquellos hogares que estén, al menos, en una de las situaciones de carencia expresada por los indicadores simples y en situación de miseria los hogares que tengan dos o más de los indicadores simples de necesidades básicas insatisfechas.

Sin embargo algunos autores cuestionan el mínimo de subsistencia como la línea divisoria de las necesidades, dado que al parecer el “mínimo” esta determinado residualmente, después de descontar los excedentes destinados a los lujos, la acumulación y la religión: “La extracción del lujo es la que determina el mínimo de subsistencia” [9]

De otra parte, se plantea que el acceso a los alimentos o un hábitat, es condición necesaria pero no suficiente para superar varias pobrezas. Hecho que se ha evidenciado en las metrópolis, en donde la abundancia de objetos de consumo, encubre la infelicidad y la frustración acerca del sentido de la vida. Al limitarse a medir el acceso a ciertos bienes básicos, no permite establecer los valores sociales que el “crecimiento” esta destruyendo.
2.5 Necesidad y Pobreza

Dado que la pobreza se relaciona con el concepto de necesidad, el premio Nobel de Economia Amartya Sen plantea la cuestión de cómo hallar un estándar común de necesidades, si tales estándares varían de una sociedad a otra. Lo anterior teniendo dos tipos distintos de ejercicios: El primero con relación a sus estándares respectivos de necesidades mínimas. El segundo, en términos de un estándar mínimo dado, que predomina en una de ellas. Que exista menos privación en la comunidad A que en la B en términos de necesidades mínimas prevalecientes en la comunidad A, es distinto a que exista más privación en la comunidad A que en la B en términos de sus respectivos estándares de necesidades mínimas. [10]

En segundo lugar, “identificar” a los pobres se puede basar en: 1 un nivel de necesidades mínimas o 2 en la “agregación” que requiere de un método que combine las privaciones de distintas personas en un indicador global. En este segundo ejercicio se requiere algún tipo de escala relativa de las privaciones. La arbitrariedad es aquí mucho mayor, ya que las convenciones sobre esto están menos firmemente establecidas y las restricciones sobre lo aceptable tienden a dejar un gran margen.


La pobreza es un asunto de privación. Y la privación puede ser absoluta o relativa Pero la privación relativa resulta esencialmente incompleta como concepción de la pobreza y complementa (aunque no sustituye) la perspectiva anterior de la desposesión absoluta. El enfoque biológico del hambre, se relaciona con la privación absoluta.

Medir la pobreza se puede dividir en dos operaciones distintas, a saber: 1 la identificación de los pobres y 2 la agregación de las características de su pobreza en una medida global. La identificación precede obviamente a la agregación. El camino más común hacia la identificación consiste en definir un conjunto de necesidades “básicas” o “mínimas”, y considerar la incapacidad de satisfacer estas necesidades como prueba de pobreza. Las consideraciones de la privación relativa son pertinentes para definir las necesidades “básicas”, pero hay un núcleo irreductible de privación absoluta en el concepto de pobreza.

Sen, estudiando varios autores, establece que las necesidades básicas involucradas en la identificación de la pobreza, se especifican en términos de “bienes y servicios” o en términos de “características”. “El trigo, el arroz, las papas, etc., son bienes, mientras que las calorías, proteínas, vitaminas, etc., son características de estos bienes que busca el consumidor “.
[11]
Si cada característica se pudiera obtener de un bien único y de ningún otro, entonces sería fácil convertir las necesidades de características en necesidades de bienes. Pero con frecuencia no sucede así, de modo que los requerimientos en términos de características no especifican los requerimientos de bienes.
La multiplicidad de fuentes no es, sin embargo, uniforme. Muchos bienes proveen calorías o proteínas; muy pocos brindan techo. El alfabetismo proviene casi por completo de la escuela primaria, aunque existen, en principio, otras fuentes. En muchos casos resulta entonces posible pasar de los requerimientos de características a los de bienes —en su acepción amplia— con poca ambigüedad. Por esta razón, las necesidades “básicas” o “mínimas” se definen, con frecuencia, como un vector híbrido —por ejemplo, montos de calorías, proteínas, vivienda, escuelas, camas de hospital— en el cual algunos de los componentes son características puras mientras otros son abiertamente bienes. Aunque esta mezcla desconcierta a los puristas, resulta bastantes económica y es típicamente inofensiva.

Un caso intermedio interesante surge cuando cierta característica se puede obtener de varios bienes diferentes, pero los gustos de la comunidad reducen su fuente de obtención a uno solo. Por ejemplo, una comunidad puede estar “casada” con el arroz y no considerar aceptables otras fuentes de calorías (o carbohidratos). Una manera forma de resolver este problema es definir la característica “calorías del arroz” como lo que busca el consumidor. También se puede suponer que el grupo busca las calorías como tales, pero considera el arroz como la única fuente factible. De estas distinciones se pueden desprender enfoques diferentes de política.

El papel del conocimiento incluye tanto información nutricional como la experiencia sobre el sabor de las cosas (una vez superada la barrera que manifiesta el viejo anuncio de Guinness: “Nunca la he probado porque no me gusta”). Los hábitos dietéticos de una población no son inmutables, pero sí tienen un enorme arraigo. Al efectuar comparaciones intercomunitarias de pobreza, el contraste entre identificar necesidades en términos de características y hacerlo en términos de bienes puede resultar significativo. Las características proporcionan el fundamento más relevante para definir las necesidades básicas, pero debido a la relativa inflexibilidad de los gustos, convertirlas en dietas de costo mínimo se vuelve una función no sólo de los precios sino también de los hábitos de consumo.

El método directo y el método del ingreso.

Según Sen, para identificar a los pobres, dado un conjunto de “necesidades básicas” es posible utilizar por lo menos dos métodos. [12]
Uno consiste simplemente en determinar el conjunto de personas cuya canasta de consumo actual deja insatisfecha alguna necesidad básica. A éste se le puede llamar el “método directo” y no involucra ninguna idea de ingreso, ni siquiera el nivel correspondiente a la línea de la pobreza.

En contraste, en el “método del ingreso”, el primer paso consiste en calcular el ingreso mínimo, o la línea de pobreza (LP), en el cual todas las necesidades mínimas especificadas se satisfacen. El siguiente paso es identificar aquellos cuyo ingreso actual está por debajo de dicha línea de pobreza.

El método directo resulta superior al del ingreso, ya que el primero no se basa en supuestos particulares sobre el comportamiento del consumo que pueden ser correctos o equivocados. En efecto, podría arguirse que sólo cuando se carece de información directa sobre la satisfacción de necesidades específicas se justificaría introducir la intermediación del ingreso de tal manera que el método basado en éste sería, en el mejor de los casos, una segunda opción.

El método del ingreso se puede considerar como una manera de aproximarse a los resultados del procedimiento directo. El del ingreso se puede concebir como una forma de considerar las idiosincrasias individuales, sin contravenir la idea de pobreza basada en la privación. El asceta que ayuna sobre su costosa cama de clavos se registrará como pobre conforme al método directo, pero el del ingreso aportará un juicio distinto al tomar nota de su nivel de ingreso. El ingreso de una persona se puede ver no sólo como un instrumento burdo para predecir su consumo actual, sino como un indicador de su capacidad, para satisfacer sus necesidades mínimas independientemente de que, en los hechos, decida hacerlo o no. [13]

Hay aquí un límite difícil de trazar. Si sólo hubiera de considerarse la capacidad de satisfacer necesidades mínimas sin preocuparse por los gustos, entonces, por supuesto, se podría plantear un problema de programación que minimizara los costos y luego se verificará si en ingreso de alguien cae por debajo de esa solución de costo mínimo. Dichas dietas de mínimo costo resultan típicamente muy baratas pero son en exceso monótonas y con frecuencia se consideran inaceptables. Los factores de gusto se pueden introducir como restricciones, pero es difícil establecer el nivel de presencia y el grado de severidad de tales restricciones. En casos extremos, éstas determinan totalmente el patrón de consumo.


Existe, en opinión de A. Senn, una diferencia de principio entre las restricciones de gustos aplicables en forma amplia a toda la comunidad, y aquellas que reflejan idiosincrasias individuales. Si el ingreso de la línea de pobreza se puede derivar de normas de comportamiento típicas de una sociedad, entonces una persona con un ingreso más alto que decida ayunar sobre una cama de clavos puede ser declarada, con algún grado de legitimidad, como no pobre. El método del ingreso tiene, por tanto, cierto mérito propio, aparte de su papel como vía para aproximarse al resultado que se hubiera obtenido mediante el método directo, si toda la información sobre el consumo hubiera estado disponible.

Los dos procedimientos no constituyen, en realidad, formas alternativas de medir la misma cosa, sino que representan dos concepciones distintas de la pobreza.

El método directo identifica a aquellos cuyo consumo real no satisface las convenciones aceptadas sobre necesidades mínimas, mientras que el otro trata de detectar a aquellos que no tienen la capacidad para satisfacerlas, dentro de las restricciones de comportamiento típicas de su comunidad. Ambos conceptos tienen algún interés propio en las tares de diagnóstico de la pobreza en una comunidad, y aunque el segundo es un poco más mediato ya que depende de la existencia de algún patrón típico de comportamiento comunitario, es también un poco más refinado al trascender las elecciones observadas y llegar a la noción de capacidad. Una persona pobre, según este enfoque, es aquella cuyo ingreso no basta para cubrir las necesidades mínimas, definidas de conformidad con el patrón convencional de comportamiento.
[14]
El método del ingreso tiene la ventaja de que brinda una escala de distancias numéricas respecto a la “línea de pobreza”, en términos de las brechas de ingreso. Eso no lo proporciona el “método directo”, que tiene que conformarse con señalar la brecha en cada tipo de necesidad. Por otro lado, el método del ingreso es más restrictivo, en términos de las condiciones que se requieren para la “identificación”. En primer lugar, si los patrones de comportamiento de consumo no son uniformes no habrá nivel alguno de ingreso específico en el cual el consumidor “típico” cubra sus necesidades mínimas. En segundo lugar, si los precios son distintos para diversos grupos de personas, por ejemplo entre clases sociales, estratos de ingreso o localidades, entonces habrá una línea de pobreza específica para cada grupo, incluso cuando se consideren normas y hábitos uniformes de consumo.

Estas son dificultades reales y no se pueden ignorar. Parece razonablemente cierto que el supuesto de una línea de pobreza uniforme para una sociedad determinada distorsiona la realidad. Lo que resulta mucho menos claro, sin embargo, es el grado de esta distorsión y su gravedad para los propósitos a los que se destinan las mediciones de pobreza.

El tamaño familiar

Otra dificultad surge cuando la familia y no el individuo es la unidad natural de consumo. El cálculo del ingreso suficiente para cubrir las necesidades mínimas de familias de distintos tamaños requiere algún método de correspondencia entre el ingreso familiar y el individual. Aunque el método más simple es dividir el ingreso familiar entre el número de integrantes, este procedimiento pasa por alto las economías de escala que operan para muchos rubros de consumo, así como que las necesidades de los niños pueden diferir significativamente en la de los adultos. Para resolver estas cuestiones, la práctica común, tanto para estimar la pobreza como para las actividades de la seguridad social, es convertir a cada familia en cierto número de “adultos equivalentes” por medio de algún tipo de “escala”, o bien convertir las familias en “hogares equivalentes”. La mala distribución en el seno de la familia es también otro problema qué requiere más atención de la que ha recibido.

Hay distintas bases para derivar una equivalencia adecuada de las necesidades. Una consiste en tomar los requerimientos nutricionales para cada grupo de edad por separado y después considerar los cocientes de sus costos, dados los patrones de consumo vigentes. La aceptabilidad de este enfoque depende no sólo de la validez de los estándares nutricionales utilizados, sino también del supuesto de que la familia tiene el mismo interés en satisfacer los requerimientos nutricionales de los miembros de diferentes grupos de edades. También ignora las economías de escala en el consumo, que parecen existir incluso en rubros como los alimentos.

Un segundo enfoque consiste en examinar las percepciones de las personas sobre la cuestión de la equivalencia, es decir cuánto ingreso adicional se requiere, en su opinión, para que una familia más grande tenga un nivel de bienestar igual al de una más pequeña. Los estudios empíricos sobre estas “percepciones” han mostrado una regularidad y una consistencia considerable.
Un tercer camino es examinar el consumo real de familias de distintos tamaños y tratar algún aspecto de este comportamiento como indicador de bienestar. Por ejemplo, la fracción gastada en alimentos se ha interpretado como un indicador de pobreza: se considera que dos familias de distintos tamaños tienen ingreso “equivalente” cuando gastan la misma proporción de sus ingresos en alimentación.

Otra visión de la pobreza como un problema de desigualdad, se relacionan estrechamente con los descritos pero son conceptos que se diferencian con claridad y ninguno se subsume en el otro. Sobre este aspecto se profundizará más adelante.

2.6 Necesidad como carencia y potencialidad.
.
El economista Manfred Max Neef, premio Nóbel alternativo en el desarrollo a escala humana, plantea una visión diferente de las necesidades. Se basa en tres postulados como son:
Primero, el desarrollo se refiere a las personas y no a los objetos. Esto significaba diferenciar lo que son necesidades y lo que son satisfactores de esas necesidades.

Segundo, las necesidades humanas deben entenderse como un sistema en que las mismas se interrelacionan y actúan. Simultaneidad, complementariedad y compensaciones.

Tercero, en lugar de hablar de pobreza, referida a la situación de las personas que están por debajo de un determinado umbral, sugiere hablar de pobrezas, para hablar de cualquier necesidad que no es satisfecha adecuadamente.

Las necesidades humanas fundamentales son finitas, pocas y clasificables. Son iguales en todas las culturas y los periodos históricos.

Manfred Max Neef, escribe “concebir las necesidades tan solo como CARENCIAS implica restringir su espectro a lo puramente fisiológico, que es precisamente el ámbito en que una necesidad asume con mayor fuerza y claridad la sensación de “falta algo”. Sin embargo, en la medida en que las necesidades comprometen, motivan y movilizan a las persona, son también POTENCIALIDAD, y aun mas pueden llegar a ser recursos”. [15]

De otra parte “Los SATISFACTORES están referidos a todo aquello que, por representar formas de ser, tener, hacer y estar, contribuye a la realización de las necesidades humanas”

Cada necesidad se satisface en relación con 3 contextos: a) A uno mismo, b) Al grupo social y c) al medio ambiente:

Para la teoría del desarrollo a escala humana la necesidades, según categorías existenciales son: la necesidad de SER referida a características personales o colectivas, la necesidad de TENER vinculada a instituciones, normas, mecanismos, herramientas, leyes, etc., la necesidad de HACER referida a las acciones y la necesidad de ESTAR con referencia a espacios y ambientes.

Ser
tener
hacer
Estar

Las necesidades según categorías axiológicas son:

Subsistencia
Protección
Afecto
Saber
Participación
Recreación
Creación
Identidad
Libertad
Trascendencia

2.6 Clases de satisfactores

Los satisfactores pueden ser destructores, seudosatisfactores, inhibidores, singulares o sinérgicos.

1 SINGULARES, apuntan a la satisfacción de una sola necesidad.

Programas de alimentos, Programas de vivienda, Medicina curativa, Voto

2 SINERGICOS, satisfacen simultáneamente varias necesidades.

Lactancia materna, Producción autogestión, Educación popular, Televisión cultural


3 INHIBIDORES, dificultan la posibilidad de satisfacer otras necesidades.

Familia sobre-protectora, paternalismo, Aula totalitaria, mesianismo

4 SEUDO-SATISFACTORES, estimulan una falsa sensación de satisfacción.

Medicina mecanicista, Sobre explotación de recursos Naturales, Nacionalismo chauvinista, prostitución

5 DESTRUCTORES, aniquilan la posibilidad de satisfacer una o varias necesidades

Armamentismo, Seguridad nacional , burocracia, autoritarismo

MATRIZ DE NECESIDADES SEGÚN MANFRED MAX NEEF
Necesidades según categorías axiológicas
Necesidades según categorías existenciales
Ser: Características personales o colectivas
Tener: Normas, leyes Instituciones
Hacer: Acciones

Estar: Espacios, ambientes
1 Subsistencia
Salud física, salud mental, equilibrio, solidaridad, humor, adaptabilidad.
Alimentación, abrigo, trabajo
Alimentar, procrear, descansar, trabajar
Entorno vital, entorno social
2 Protección
Cuidado, adaptabilidad, autonomía, equilibrio, solidaridad
Sistemas de seguros, ahorro, seguridad social, sistemas de salud, legislaciones, derechos, familia, trabajo.
Cooperar, prevenir, planificar, cuidar, curar, defender
Contorno vital, contorno social, morada

3 Afecto
Autoestima, solidaridad, respeto, tolerancia, generosidad, receptividad, pasión, voluntad, sensualidad, humor
Amistades, parejas, familia, animales domésticos, plantas, jardines.
Hacer el amor, acariciar, expresar emociones, compartir, cuidar, cultivar, apreciar.
Privacidad, intimidad, hogar, espacios de encuentro.

4 Entendimiento
Conciencia crítica, receptividad, curiosidad, asombro, disciplina, intuición, racionalidad.
Literatura, maestros, método, políticas educacionales, políticas comunicacionales
Investigar, estudiar, experimentar, educar, analizar, meditar, interpretar
Ambitos de interacción formativa, escuelas, universidades, academias, agrupaciones, comunidades, familia

5 Participación
Adaptabilidad, receptividad, solidaridad, disposición, convicción, entrega, respeto, pasión, humor
Derechos, responsabilidades, obligaciones, atribuciones, trabajo.
Afiliarse, cooperar, proponer, compartir, discrepar, acatar, dialogar, acortar, opinar
Ambitos de interacción participativa, cooperativas, asociaciones, iglesias, comunidades, vecindarios, familia

6 Ocio
Curiosidad, receptividad, imaginación, despreocupación, humor, tranquilidad, sensualidad
Juegos, espectáculos, fiestas, calma
Divagar, abstraerse, soñar, añorar, fantasear, evocar, relajarse, divertirse, jugar
Privacidad, intimidad, espacios de encuentro, tiempo libre, ambientes, paisajes

7 Creación
Pasión, voluntad, intuición, imaginación, audacia, racionalidad, autonomía, inventiva, curiosidad
Habilidades, destrezas, método, trabajo
Trabajar, inventar, construir, idear, componer, diseñar, interpretar
Ambitos de producción y retroalimentación, talleres, ateneos, agrupaciones, audiencia, espacias de expresión, libertad temporal

8 Identidad
Pertenencia, coherencia, diferencia, autoestima, asertividad
Símbolos, lenguaje, hábitos, costumbres, grupos de referencia, sexualidad, valores, normas, roles, memoria histórica, trabajo
Comprometerse, integrarse, confundirse, definirse, conocerse, reconocerse, actualizarse, crecer
Socio-ritmos, entornos de la cotidianeidad, ámbitos de pertenencia, etapas madurativas

9 Libertad
Autonomía, autoestima, voluntad, pasión, asertividad, apertura, determinación, audacia, rebeldía, tolerancia
Igualdad de derechos
Discrepar, optar, diferenciarse, arriesgar, conocerse, asumirse, desobedecer, meditar
Plasticidad espacio-temporal
---------------

La base de todo el desarrollo a escala humana es la satisfacción de las nueve necesidades fundamentales: subsistencia, protección, afecto, participación, entendimiento, ocio, creación, identidad y libertad.

La economía alternativa plantea que no solo se considerar las necesidades humanas en términos materiales, sino que deben referirse a las personas y el comportamiento de estas, no esta determinada solamente por el deseo de maximizar la utilidad, dado que hay otra serie de criterios y valores.

El inconsciente colectivo es un elemento que influye poderosamente en las culturas, el cual lleva a las personas a compartir determinadas ideas o símbolos, sin necesidad o incluso en contra de racionalizaciones explicitas.

Hazel Henderson, Schumacher y Naredo proponen integrar la utilidad y la necesidad con elementos centrales como son la ética y la estética.

Esto significa – en palabras de la economista Hazel Henderson – “un calculo cada vez mas extenso del interés propio, que llegue a parecerse mas al interés del grupo y de la especie humana, hasta culminar en la percepción global de la unicidad del ecosistema global”. [16]

El enfoque ecointegrador anota José Manuel Naredo “Postula que los logros utilitarios generalizables y duraderos, deben derivarse de actuaciones moderadamente recomendables y den lugar a resultados estéticamente satisfactorios, conciliando lo bueno, lo útil y lo bello”. [17]

-----------------------------------------------------------------------------------

UNIDAD 3. EL CONCEPTO DE RIQUEZA

Por Yezid Soler B.
Fuente:
http://escuelaseconomicas.blogspot.com/

Dentro de la gran variedad de conceptos utilizados en la economía, existen unas categorías que constituyen los pilares fundamentales sobre los cuales se levanta el edificio de la ciencia económica, los cuales se ven en esta Unidad.

Temario

3.1 Por que es importante
3.2 Riqueza natural y contra natura
3.3 El oro como riqueza
3.4 El comercio exterior y la riqueza
3.5 La tierra como riqueza
3.6 El trabajo como riqueza
3.7 Lo útil y lo escaso como riqueza
3.8 Riqueza y rendimiento probable
3.9 Las riquezas naturales
3.10 La educación como riqueza

OBJETIVOS
Los objetivos de esta Unidad consisten en:

- Describir y analizar un concepto básico de la economía como es la riqueza para construir una base sólida que permita estudiar los diversos aspectos de la economía contemporánea.

- Generar una serie de valores éticos que procuren una actitud personal que favorezca la justicia y el equilibrio económico y social.

- Desarrollar la capacidad de comprensión, interrelación y comparación, al entrar en contacto con diversas teorías del pensamiento económico.

CAPITULO 3.1 POR QUE ES IMPORTANTE SABER QUE ES LA RIQUEZA


Hoy en día escuchamos diversos términos en economía los cuales se usan con diversos significados y apreciaciones. Dentro de este gran conjunto de términos hay unos pocos que, al igual que los materiales que componen la base de un edificio, son fundamentales en la ciencia económica.

Seguramente hemos oído hablar de las necesidades, la utilidad, la escasez, la abundancia, la riqueza, el valor y tenemos una noción acerca de los significados de dichos términos.

La riqueza es un concepto que se utiliza frecuentemente en el lenguaje cotidiano.

¿Que significados tiene este concepto? ¿La tierra es riqueza? ¿El dinero es riqueza ?

¿Las casas son riqueza? ¿La educación es riqueza? ¿Los recursos naturales son riqueza?

¿Cuales son las causas de la riqueza de las naciones?

El concepto de riqueza, sus componentes, los procesos que la generan, define la forma de concebir el crecimiento y el desarrollo en las diversas teorías económicas.

El filósofo Michel Foucault señala que el análisis de la riqueza "Es con respecto a la economía política, lo que la gramática general es con respecto a la filosofía y lo que la historia natural respecto a la biología. Y así como no puede comprenderse la teoría del verbo y del nombre, el análisis del lenguaje en acción, el de las raíces y sus derivados, sin hacer referencia a través de la gramática general… de la misma manera, resulta imposible reencontrar el eslabón necesario que encadena el análisis de la moneda, de los precios, del valor, del comercio, sé no se sacara a la luz este dominio de las riquezas"
[1]

Por un momento nos podemos detener y pensar que es la riqueza.

Después de esta breve reflexión, seguramente nos habrán venido a la mente diversas ideas acerca de la riqueza. Veamos como han concebido este concepto los grandes pensadores de la humanidad.


CAPITULO 3.2. LA RIQUEZA NATURAL Y "CONTRA NATURA"
En las sociedades primitivas, predomina una concepción del mundo en la que aparecen estrechamente interrelacionados los seres vivos e inertes de la naturaleza. En los Mitos y leyendas predomina el simbolismo sexual de la naturaleza, en donde la tierra es el elemento femenino representando la matriz o el útero generador y madre reproductora de las riquezas y el sol es el padre fecundador, elemento masculino que fertiliza la tierra, dando origen a sus frutos.

Con la aparición de la agricultura y en particular del arado, este elemento se convierte en la potencia viril fecundadora de la madre tierra. Otro tanto ocurre con la metalurgia, en donde el yunque y el martillo tienen el carácter masculino y las materias primas son el elemento femenino.

Esto elementos, que se convirtieron el medios para subsistir, son los símbolos celestes que guiados por fuerzas misteriosas dan origen a las riquezas.

Hay quienes consideran que la riqueza son los medios limitados con que se cuenta para vivir. En palabras de Aristóteles: "La riqueza es la cantidad de medios o instrumentos que posea la administración de una familia o de un estado... que baste a las exigencias del vivir y a la felicidad"
[2]

Para Aristóteles existen dos clases de ciencia de la riqueza:

La primera, cuyo objeto es la economía y que como vimos en la Unidad anterior hace referencia a la posesión y manejo de unos medios para garantizar la subsistencia de los seres a quienes la naturaleza da la vida y La segunda clase de riqueza, la crematística, que es la ciencia de adquirir e intercambiar para incrementar las posesiones en dinero.
La primera clase relacionada con el consumo y considerada natural en tanto que la segunda asociada con la acumulación de excedentes en el comercio y la industria, a la cual califica contra natura, es decir, no natural.

En síntesis, según Aristóteles: "Hay dos clases de arte o ciencia de la riqueza: Una que tiene por objeto el trafico y otra cuyo objeto es la economía. Esta ultima es laudable y necesaria, aquella censurada con razón, pues es contra natura".
[3] En particular, censura el interés o dinero del dinero, considerándolo como la menos natural de las adquisiciones.

Durante muchos siglos, en el mundo occidental la riqueza se concibió y acepto en los términos definidos anteriormente y la ciencia económica estuvo muy ligada a la moral, la política y la naturaleza.

CAPITULO 3.3 EL ORO COMO RIQUEZA

Al terminar el siglo XV comienza una nueva era con el encuentro de los dos mundos, intensificándose el mercantilismo y el deseo de acrecentar la riqueza a partir de la explotación del nuevo mundo, especialmente mediante el saqueo del oro y la plata.

Recordemos lo que expresa Colon en su carta de Jamaica en 1.503: "El oro es excelentísimo: Del oro se hace tesoro, y con el, quien lo tiene, hace cuanto quiere en el mundo. Con oro hasta se hacen entrar las almas en el paraíso.
[4]

Esta frase refleja el espíritu dominante de la época en Europa y evidencia una ruptura en el antiguo orden de ideas, al cual la economía no fue ajena. En este contexto, la ciencia económica configura su objeto de estudio independizándose de la religión y de la moral.

En esta nueva era, comienza a imponerse el segundo concepto de riqueza referido a aumento de las posesiones materiales y declina la concepción que se mantuvo durante toda la edad antigua y medieval, que recriminaba la usura y la codicia.

El móvil que indujo al imperio español a la conquista de América, fue la búsqueda del Dorado. Colon presento a América como fuente inagotable de riqueza y ofreció a la Corona la mitad del oro que se encontrase. “Este proyecto aprobado por la Corona Española desato la avidez de los conquistadores y tuvo un éxito mayor del que habían concebido sus iniciadores. "Idénticas quimeras animaron a los primeros aventureros de todas las demás naciones de Europa que intentaron llevar a cabo asentamientos en América, pero no con igual fortuna.
[5]

De esta forma, en el siglo XVI los españoles se convirtieron en los pioneros en las artes de navegación de ultramar y en el comercio del oro americano. Esta enorme afluencia de metales llamo la atención de pensadores españoles quienes analizaron el impacto sobre los precios y las riquezas de la metrópoli. Surge una corriente destacada en Salamanca, quien le atribuye a los metales un papel importante como elemento de riqueza. Esta misma corriente se desarrolla en otros países y se conoció como METALISMO o “bulliniosmo” (de Bullion, lingote). Se caracterizaron por una alta estimación por el atesoramiento de metales.

De igual manera se desató la fiebre del oro producto del saqueo ya observado en otra época de la historia. Se recordaran los casos del rey Creso de Lidia en el año 550 a.d.e, el rey Darío III de los Persas en siglo IV, Alejandro de Macedonia quien trajo hacia el mediterráneo el oro del oriente fabuloso y Roma después de la toma de Tarento en el año 272 a.d.e.
[6]

CAPITULO 3.4. EL COMERCIO EXTERIOR Y LA RIQUEZA

En el siglo XVII, aparece una nueva escuela, los MERCANTILISTAS, cuyos principales representantes fueron comerciantes tales como los ingleses Eduardo Misselden y Tomas Mun y el italiano Antonio Serra.

En su concepto, la riqueza de las naciones proviene del Comercio exterior y en particular de mantener una balanza favorable entre los bienes que se compraban y los bienes que se vendían en el mercado internacional. Por tal motivo se aliaron al Estado y pedían la protección y la reglamentación de la actividad comercial internacional, el cambio monetario entre países y la preservación de los metales preciosos, como elementos valiosos de la riqueza. (7© En este ultimo aspecto se identificaban con los metalistas.

Sin embargo, al igual que el rey Midas, los países que se preocuparon por acumular oro, descuidando las demás actividades económicas, terminaron en la ruina. Así, el oro que se consideraba como factor fundamental de riqueza, se convirtió en factor destructivo. Los españoles Martin González de Cellorigo y Pedro Valencia lo expresaron en los siguientes términos:

"Que el mucho dinero no sustenta a los estados ni esta en él, la riqueza de ellos. El daño vino del haber mucha plata y mucho dinero, que es y ha sido siempre el veneno que destruye las republicas y las ciudades.
[7]

¿Pero, entonces que es la riqueza y de donde proviene?

CAPITULO 3.5 LA TIERRA COMO RIQUEZA

Frente a las concepciones Metalistas y mercantilistas, se desarrolla otra escuela la FISIOCRATICA con el francés Francois Quesnay a la cabeza, quienes consideran que no esta en el oro y el dinero la riqueza, sino en la tierra.

Al respecto afirma Quesnay: "El dinero no puede satisfacer las necesidades de los hombres y el dinero no engendra dinero» sin las riquezas reales, las riquezas pecuniarias serian riquezas estériles e inútiles, pero el dinero como riqueza virtual, es de gran ayuda entre los hombres para procurarse mas fácilmente el uso de las riquezas reales"
[8]

El dinero es pues riqueza nominal, no riqueza real.

Piensan los fisiócratas, que la industria y el comercio no generan riqueza, sino que esta proviene de los recursos agrícolas, pecuarios, mineros, pesqueros o forestales brindados por la naturaleza. Mientras que la tierra genera un incremento real de riquezas que renacen (richesses renaissantes), el comercio se limita a trasladarla y la industria a transformarla.

Señala Quesnay: "Los trabajos de la industria producen las obras adecuadas a las necesidades y comodidades de la vida, pero estas obras no son riquezas para aquellos que la fabrican, mas que en la medida en que sean pagados por aquellos que los compran. Hace falta en consecuencia, que aquellos que los compran tengan riquezas para (Richesses funcieres) pagarlos y estas riquezas no pueden venir mas que de los beneficios o rentas que producen los bienes-fondo (de la tierra).
[9]

En consecuencia, para los fisiócratas la riqueza esta constituida por los recursos inmobiliarios tales como las tierras, el agua o las minas y no por los recursos mobiliarios como el dinero o las maquinas.

Esta noción fue duramente atacada por la escuela económica clásica que se ve a continuación.

CAPITULO 3.6 EL TRABAJO COMO RIQUEZA

La visión organicista de la tierra como madre, cede el paso a una visión antropo-centrista, en donde el hombre no solo se independiza de la naturaleza, sino se convierte en el amo y señor de la misma. En este nuevo contexto, la riqueza es aportada fundamentalmente por el trabajo del hombre, quien es el elemento clave en la teoría económica clásica.

Según Adam Smith: "Todo hombre es rico o pobre de acuerdo con el grado que puede permitirse gozar de las cosas necesarias, de las comodidades y de las distracciones de la vida humana... La riqueza es poder. Sin embargo quien adquiere o quien hereda una gran fortuna, no adquiere ni hereda necesariamente ningún poder político, ni civil, ni militar. Lo que esa posesión le confiere de una manera directa e inmediata es el poder de comprar, una especie de dominio sobre el trabajo o sobre todos los productos del trabajo que están entonces en el mercado. Su fortuna es mayor o menor en proporción al alcance de ese poder. ¨
[10]

David Ricardo diferencia la definición de riqueza, de la definición de valor. De igual manera, considera equivocado establecer sí un país es rico o pobre tomando como medida de valor, el dinero, el trigo o el trabajo. "Aun suponiendo que cualquiera de estos fuera un patrón exacto de valor, aun no seria un patrón de riqueza, pues esta no depende del valor. Un hombre es rico o pobre de acuerdo con la abundancia de artículos necesarios y de lujo de que pueda disponer"
[11]

Ricardo al analizar la distribución, hace énfasis en la diferencia que existe entre la riqueza y la dificultad o facilidad para la producción de bienes: "La misma cantidad de agua y la misma cantidad de bienes las disfruta toda la sociedad, pero están distribuidas de forma diferente... Sí escaseara, entonces la riqueza del país y de los individuos disminuiría realmente, pues la colectividad se vería privada de parte de uno de sus goces...No solo, pues, habría una diferente distribución de las riquezas, sino una perdida real de riqueza"
[12]

Para David Ricardo, puede ocurrir un aumento o disminución de la riqueza relativa sí un sector de la sociedad recibe mas que otro. O puede haber una disminución o un aumento absoluto de la riqueza sí hay variaciones en la cantidad de trabajadores productivos o en su productividad.

Dos países pueden poseer la misma cantidad de cosas necesarias, pero el valor de sus riquezas respectivas dependerá de la relativa facilidad con que fueron producidas. Esto significa que dos países pueden tener la misma riqueza con diferente valor, dependiendo de la cantidad de trabajo empleada para producirla.

Para Carlos Marx, el contenido material de la riqueza, cualquiera que sea la forma social de esta, lo forman los valores de uso de los objetos, entendidos estos como sus utilidades materiales que son apropiadas por los hombres.

Además, todos los los elementos de la riqueza material no suministrados por la naturaleza, deben siempre su existencia a una actividad productiva especifica, útil, por medio de la cual se asimilan a determinadas necesidades humanas, determinadas materias que la naturaleza brinda al hombre.

En la riqueza, la naturaleza aporta el contenido material y el hombre aporta su trabajo. Esta es la conclusión de Marx: "En este trabajo de conformación, el hombre se apoya constantemente en las fuerzas naturales. El trabajo no es, pues, la única y exclusiva fuente de los valores de uso que produce, de la riqueza material. El trabajo es como ha dicho Willian Petty, el padre de la riqueza y la tierra la madre"
[13]

Marx, inicia el libro "El capital” afirmando que la riqueza de las sociedades capitalistas se aparece como un inmenso arsenal de mercancías. Afirma también, que a medida que avanza el capitalismo se genera una masa creciente de riquezas, pero con un volumen de valor cada vez menor, dado que el aumento en la productividad se refleja en un menor tiempo de trabajo necesario en la producción.

CAPITULO 3.7. LO UTIL Y ESCAZO COMO RIQUEZA
Dado que se imponía cuantificar la riqueza entendida en estos términos, la economía en los siglos XVIII y XIX, estrechó sus vínculos con las matemáticas y con la física, ciencias que también ganaban terreno frente a las concepciones religiosas acerca del mundo.

En este proceso ya se habían dado pasos importantes, En 1.494, Lucas Paccioli, presento el manual de contabilidad por partida doble con el cual se establece un sistema que permite cuantificar los aspectos que interesaban a las empresas. Quesnay, con el cuadro económico, (le tableau economique), estableció el primer sistema de cuentas económicas de un país.

Hacia 1.870 surge la escuela NEOCLASICA con sus principales exponentes Carl Menger de Austria, Leon Walras de Suiza y Stanley Jevons de Inglaterra, quienes asignan un especial énfasis al uso de las matemáticas en la economía .

Jevons, mediante un método físico o concreto deductivo, plantea que las personas se rigen por dos comportamiento de tipo económico, el primero consistente en preferir una ganancia grande a otra mas pequeña y el segundo la propensión a buscar la máxima cantidad de riqueza con un mínimo de trabajo y abnegación.

Según Jevons la economía presenta "Una estrecha analogía con la ciencia de la mecánica estática y las leyes del intercambio descubiertas se asemejan a las leyes del equilibrio de una palanca determinado por el principio de las fuerzas virtuales. La naturaleza de la riqueza y el valor se explican por la consideración de cantidades infinitamente pequeñas de placer y de dolor al igual que en la mecánica estática se construye sobre la igualdad de cantidades infinitamente pequeñas de energía"
[14]

Walras define la riqueza a partir de dos elementos de carácter fundamental como son: “La utilidad de las cosas y La escasez o dificultad para adquirir los bienes. Y complementa su definición adicionando tres precisiones: Que las cosas útiles y limitadas: Primero, son APROPIABLES, es decir tienen un propietario. Es el caso de la propiedad de la tierra, mas no del aire. Segundo, son VALORABLES E INTERCAMBIABLES, es decir tienen valor de cambio con otros bienes. Tercero, son PRODUCTIBLES O MULTIPLICABLES, es decir pueden ser producidos industrialmente.

Así concluye Walras: “Hemos definido la Riqueza social como el conjunto de cosas materiales o inmateriales que, por una parte son útiles y que por otra, no están a nuestra disposición mas que en cantidad limitada. Hemos demostrado que todas ellas son valorables e intercambiables. Definiremos la riqueza social como el conjunto de cosas útiles materiales o inmateriales que tienen valor de cambio y mostraremos que todas las cosas son valorables e intercambiables, ellas, y solo ellas, son a la vez útiles y limitadas en cantidad"
[15]

De esta manera, Las cosas que siendo útiles no son escasas, no forman parte de la riqueza social.

Así, Walras ligo en la noción de riqueza conceptos generales como lo útil, lo necesario y lo escaso, con conceptos más concretos y operativos como son la propiedad y el intercambio. De esta manera los tres primeros conceptos hacen parte de la teoría del valor de cambio con base en el interés de las personas y los dos conceptos adicionales se ocupan de las relaciones entre los hombres atendiendo a las exigencias de justicia.

CAPITULO 3.8 RIQUEZA Y RENDIMIENTO PROBABLE DEL CAPITAL

Para Keynes, el énfasis del análisis se concentra en el incremento de la riqueza, la cual asimila al concepto de capital. Critica a quienes consideran que la extracción de oro o la construcción de obras faraónicas como las pirámides agregan riqueza real en un país.

Sostiene que la abstinencia no contribuye al aumento de las riquezas y más bien constituye un impedimento, dado que puede generar un bajo consumo que afecta la producción. Plantea que el acto de ahorro y la posesión de riquezas, no es algo que el propietario busca en sí mismo, sino que el propietario de riqueza "en realidad lo que efectivamente desea es su rendimiento probable".
[16]

Opina que a nivel general de una nación, a medida que aumente la acumulación de riqueza, los rendimientos de la misma tienden a decrecer. A pesar de esta tendencia, considera que el ánimo de lucro debe seguir siendo el eje central del crecimiento. “Por lo menos por otros cien años -escribe Keynes - debemos aparentar con nosotros y con los demás que lo bello es sucio y lo sucio es bello, porque lo sucio es útil y lo bello no lo es. La avaricia, la usura y la previsión deben ser nuestros dioses, por un poco mas de tiempo todavía”.
[17]

La escuela estructuralista latinoamericana - apoyándose en los planteamientos clásicos y Keynesianos - sostiene que los niveles de riqueza varían según le época y los países y depende del nivel de acumulación de capital. Al respecto escribe Celso Furtado:

"Las ideas matrices de la economía política clásica, orientadas hacia la explicación del progreso de las naciones, parten de la simple evidencia de que los niveles de riqueza de las colectividades humanas varían considerablemente en el tiempo y en el espacio. Detrás de la idea de riqueza esta la de acumulación, que para el economista asume una forma dual: La de un flujo (formación de capital: Inversión), y la de un stock de capital ya acumulado: capacidad de producción)”
[18]

CAPITULO 3.9 LAS RIQUEZAS NATURALES

La economía compleja replantea los postulados tradicionales acerca de la riqueza, haciendo un énfasis especial en dos recursos como son la educación y el medio ambiente.

En el siglo XIX, varios economistas como Torrens, Cournot y Jevons habían manifestado inquietudes acerca del agotamiento de la generosidad de la naturaleza como fuente en la producción de riqueza. Sin embargo, es a partir del desarrollo de las ciencias del cosmos en el siglo XX que se comprende el carácter único y especial de la tierra. Preston Cloud, en su libro "El cosmos, la tierra y el hombre. concluye que "el planeta tierra es de supremo interés para nosotros porque es el único objeto del sistema solar, y en verdad del universo, del que se sabe puede dar sustento a la vida. Aun mas importante para nosotros es el hecho de que constituye el único planeta de nuestro sistema solar en el que nosotros y nuestros descendientes podemos vivir en condiciones naturales...merece pues la pena, pues, que tratemos de comprender nuestro planeta indudablemente finito, su limitado y frágil sistema de sustento de vida y la necesidad de tratarlo con cuidado. ¨
[19]

La economía compleja, tiene en cuenta los recursos naturales que otros enfoques consideran bienes libres y por lo tanto EXTERNALIDADES del sistema económico. Tales externalidades tienden a expandirse negativamente al verse degradadas por la acción de los cultivos y agroquímicos que degradan el suelo, de la industrias que contaminan el agua o del transporte que contamina el aire.

"Una gestión de recursos -escribe Naredo- que se deje guiar por deseos individuales de infinitud e inmortalidad, fácilmente proyectables en el afán de expandir el poder y la riqueza medidos en dinero, sin reparar en el marco global de posibilidades y limitaciones que señalan las distintas ramas del conocimiento sobre el cosmos, la tierra o la propia naturaleza humana, estará siempre expuesta a sorpresas desagradables. Pues esos individuales pueden originar, como ha ocurrido en la civilización industrial, comportamientos y tecnologías cuya generalización resulte inviable en incluso atente contra la vida del grupo y hasta de la especie humana"

Ante el deterioro de las riquezas naturales y de la misma sociedad, el enfoque ecointegrador define su objeto de estudio señalando que comprende los materiales y la energía relacionados con el territorio de referencia y los procesos vivos que en el se desenvuelven.

Diferencia los stocks de recursos no renovables tales como el carbón, el gas y el petróleo, de los recursos no renovables, provenientes de la conversión directa de la energía solar en materia.

Economistas como Schumacher, Hazel Henderson convienen en afirmar que la principal fuente de riqueza natural es el flujo de energía proveniente del sol, de manera que bien aprovechada se proyecta para la humanidad una economía de la edad solar.
[20]

CAPITULO 3.10 LA EDUCACION Y EL CONOCIMIENTO COMO RIQUEZA

Otro aspecto que recibe especial énfasis, por parte de la economía compleja, es la educación. Sostiene que las civilizaciones pueden florecer o declinar no solo por el manejo que se de a los recursos materiales, sino también por la educación que es un factor clave en el desarrollo económico.

La crisis del mundo occidental, proviene de la educación y las ideas predominantes desde siglos anteriores. Tales ideas son según Schumacher, el evolucionismo, la competencia, el hedonismo, el pragmatismo y el positivismo.

“Las ideas de los padres del siglo XIX –escribe- han llegado a ser un castigo para la tercera y cuarta generación, que viven en la segunda mitad del siglo XX. Para sus autores, esas ideas eran simplemente el resultado de sus procesos intelectuales. En la tercera y cuarta generación, esas mismas ideas se han convertido en las herramientas e instrumentos a través de los cuales se experimenta e interpreta.”
[21]

La educación puede ayudar si produce hombres completos, enseñando en las ciencias y en particular en la economía, el concepto de la naturaleza humana y su centro, la ética y la estética.

Para Alvin Toffler, hubo una vez un tiempo en que la riqueza era la tierra sólida, tangible y finita. En la era de las chimeneas, el capital representado en maquinas y materiales se convirtió en la principal riqueza, también material y finito pero no tangible para los propietarios accionistas.

En la nueva era, la mayor o menor riqueza depende del factor “C “, el conocimiento, el cual se ha convertido en el eje central de la nueva economía súper simbólica. A su vez, el conocimiento por no ser finito, ni tangible, pero si transferible y multiplicable se puede expandir en mayor o menor grado según el nivel del desarrollo de los sistemas informáticos t de los medios de información y comunicación masiva.

“En una economía basada en el conocimiento –escribe Toffler – la cuestión política interna mas importante ya no es la distribución de la riqueza , sino de la información y los medios que le producen la riqueza … La libertad y la justicia social dependen cada vez mas de cómo de afronta cada sociedad estas tres cuestiones : educación , tecnología de la información y los medios y libertad de expresión se centra en la rapidez con que ha de producirse la universalización del acceso a los ordenadores, la tecnología de la información y los medios de comunicación avanzados. No hay nación que pueda gestionar una economía del siglo XX sin una infraestructura electrónica del siglo XX que comprende ordenadores, comunicaciones de datos y los otros medios de comunicación nuevos”
[22]
-------


UNIDAD 4. EL VALOR ECONÓMICO

4.1 Valor de uso y valor de cambio
4.2 Valor, esfuerzo y trabajo
4.3 Utilidad y valor
4.4 Valor y escasez
4.5 Valor y energía


.
Actividades de aprendizaje Nº 4
Investigación y estudio de casos Nº 4
Autocontrol y evaluación Nº 4
.
¿Cuanto le debo? , ¿Cuanto vale?, ¿Que se debe?

Son expresiones que utilizamos diariamente para cuantificar el valor de los productos y servicios
Este es un interrogante que se han formulado las personas y al cual se ha respondido de maneras diferentes: ¿Por que el oro o las esmeraldas valen tanto, en tanto que a las rocas no se les asigna socialmente un valor?

El planeta esta conformado por elementos como la tierra, el agua, el aire y la energía. ¿Por qué la tierra se valora más que el aire o el agua?

Capitulo 4.1 Valor de uso y valor de cambio

Aristóteles establece que los objetos apropiados pueden tener un uso directo por la persona o puede ser utilizado en el intercambio:

“Toda propiedad tiene dos usos, que ambos le son inherentes, mas no de igual manera: uno le es propio y directo, y el otro no. Ejemplo es el calzado, podemos ponérnoslo en los pies o servirnos de el como medio de cambio: Tales son dos maneras de usarlo. Lo mismo pasa con los demás cosas que podemos poseer, pues teniendo todas un valor, no hay ninguna que no pueda convertirse en objeto de cambio”
[1]

El filosofo griego asigna al uso de las cosas para satisfacer las necesidades y al intercambio al por menor, un papel importante en la economía. Cuando los objetos se cambian para obtener dinero, ya no se usan por su utilidad en si mismos, sino para acuñar riqueza monetaria, con lo cual entran en el mundo de la crematística. Se tiene así una distinción entre los valores de uso y los valores de cambio.

En la mayor parte de las sociedades pre-esclavistas, primaban los valores de uso y el valor de cambio se operaba a través del trueque directo de productos. En el caso de las sociedades precolombinas, esta apreciación se corrobora y aunque no se usaban los metales en el intercambio, existieron sistemas de conteo como el de los mayas y los Incas, que desarrollaron notablemente, las matemáticas y las estadísticas.
[2]

En la edad media, los escolásticos, tales como San Bernandino de Siena y San Antonio, establecen tres fuentes de valor:
[3]

VIRTUOSITAS, refiriéndose a la calidad o virtud de la cosa en si misma.
RARITAS, con referencia a la escasez y
COMPLACIBILITAS, como deseo físico y espiritual.

Capitulo 4.2 Valor y esfuerzo y el trabajo

En Francia, los fisiócratas se ocuparon principalmente de la distribución y reproducción de los valores de uso. En cuanto al valor de cambio, Turgot planteó el concepto de valor “estimativo” de un bien a partir de la capacidad de dicho bien de satisfacer una necesidad, de su escasez y de la facilidad para conseguirlo. Para los fisiócratas la única actividad que crea valores es la agricultura, en tanto que el comercio los transporta y la industria los transforma.
[4]

LOS CLÁSICOS

William Petty, medico inglés, fundador de la economía política clásica, considera el trabajo como el principio activo de la riqueza. “La carestía o baratura naturales dependen de las pocas o muchas manos requeridas para los bienes de la naturaleza”.
[5] A medida que se intensifica la división del trabajo, se mejora la producción y se abaratan los productos.

Para Adam Smith el valor de los artículos no proviene de la utilidad de los mismos y lo argumenta afirmando que el agua es muy útil y barata, y los diamantes son menos útiles pero costosos. Tampoco es posible calcular el valor real de los artículos de un siglo a otro guiándose por la calidad de plata que pagaron por ellos, como tampoco es posible calcular el valor con base en las cantidades producidas de un año a otro.

La única medida que permite comparar el valor de unos bienes con otros es el trabajo: “Parece evidente – anota- que el trabajo es la única medida universal de valor y también la única exacta, es decir, el único patrón mediante el cual es posible comparar los valores de los distintos artículos en todos los tiempos y en todos los lugares. Se admite que no es posible calcular el valor”.
[6]

David Ricardo, desarrollando los conceptos de Smith, llama VALOR EN USO a la utilidad de los objetos y VALOR DE CAMBIO a su capacidad para comprar otros bienes. Al igual que su antecesor, opina que la utilidad no es la medida de valor de cambio, aunque es absolutamente esencial para este:

“Por poseer utilidad, los bienes obtienen su valor en cambio de dos fuentes: de su escasez y de la cantidad de trabajo requerida para obtenerlos”.
[7]

Para Marx, un bien encierra un valor por ser materialización de trabajo humano. La magnitud de valor se mide por la cantidad de trabajo que incorpora y a su vez la cantidad de trabajo se mide por el tiempo de su duración y el tiempo de trabajo tiene su unidad de medida en las fracciones del tiempo, horas, días, etc. Así, el valor es el tiempo de trabajo socialmente necesario para producir un valor de uso, en condiciones normales de producción.

“Un objeto puede ser valor de uso sin ser valor. Así acontece cuando la utilidad que ese objeto encierra para el hombre no se debe al trabajo. Es el caso del aire, de la tierra virgen, de las praderas naturales, de los bosques silvestres, etc. y puede así mismo un objeto ser útil y producto del trabajo humano sin ser mercancía. Los productos destinados a satisfacer las necesidades personales de quien los crea, son indudablemente valores de uso, pero no mercancías.”
[8]

Marx diferencia el valor del precio, anotando que el valor se refiere al tiempo de trabajo, en tanto, que el precio es la expresión monetaria del valor. Los precios oscilan alrededor, de una fuerza de gravedad que es el valor:

“Cualquiera que sea el modo como se fijen los precios de las mercancías entre si, su movimiento se haya presidido siempre por la ley del valor. Cuando disminuye el tiempo necesario para su producción, bajan los precios: por el contrario, los precios suben cuando el tiempo necesario para su producción aumenta”.
[9]

4.3 Utilidad y valor

Para los economistas neoclásicos el valor de los bienes depende fundamentalmente de su utilidad y de la escasez de los mismos.

EL CONCEPTO DE VALOR

Escribe Walras: “El valor de cambio toma así, una vez establecido, el carácter de un hecho natural en su origen, natural en su manifestación, natural en su manera de ser. Si el trigo y la plata tienen valor es porque son útiles y limitados en cantidad, dos circunstancias naturales”
[10]

Mientras que los clásicos establecen una teoría objetiva del valor basada en el tiempo de trabajo, los neoclásicos sustentan una teoría subjetiva del valor basada en la utilidad.

Stanley Jevons escribe: “La reflexión constante y las repetidas investigaciones me han llevado a sustentar una opinión hacia cierto punto novedoso, de que el valor depende totalmente de la utilidad. Las opiniones anteriores situaban el origen del valor mas bien en el trabajo que en la utilidad, incluso hay quienes declaran que el trabajo es la causa del valor. Yo demuestro por el contrario, que lo único que debemos hacer es buscar con el mayor cuidado las leyes naturales de la variación de la utilidad, dependiente de la cantidad de mercancías en nuestra posición, para poder llegar a una teoría satisfactoria del intercambio”.
[11] A partir de estos principios, la teoría neoclásica construye un modelo matemático de determinación de los precios, con base en la maximización de la utilidad.

4.4 Valor y escasez

Keynes relaciona los dos conceptos del trabajo y la escasez con la teoría de los precios: “Simpatizo con la doctrina preclásica – escribe- de que todo es producido por el trabajo, ayudado por lo que acostumbra a llamarse ante y ahora se llama técnica, por los recursos naturales libres o que cuesten alguna renta, según su escasez o abundancia, y por los resultados del trabajo pesado, incorporado en los bienes, que también tienen un precio de acuerdo a su escasez o con su abundancia”
[12]

Keynes se centra en la relación que debe existir entre las variables físicas y monetarias. Critica a quienes establecen un sistema de precios a partir de variables tales como el dinero, la velocidad de los ingresos, el atesoramiento, la inflación.

Sostiene, que por el contrario, debe existir un vínculo entre la teoría del valor y la teoría de los precios. “Uno de los objetos de los capítulos anteriores- escribe- ha sido escapar a esta doble vida y poner la teoría de los precios, en conjunto, en contacto intimo con la teoría del valor”
[13]

4.5 Valor y energía

Varios autores han señalado la importancia de las leyes de la termodinámica en la economía y plantean relaciones con la teoría del valor.

Con la segunda ley de la termodinámica o ley de la ENTROPIA, Clausius designa el proceso irreversible de la energía en cuanto a calidad y orden: La energía no se conserva sino que tiende a degradarse.

A partir de esta ley, se plantea, entre otros, dos postulados económicos fundamentales:

El primero, que la utilidad es objetiva y depende del grado de entropía. Entre mas baja es la entropía mas útiles son las cosas. Según Georgescu-Roegen, uno de los investigadores mas conocedores del tema- “La termodinámica se desarrolló a partir de un problema económico y, por consiguiente, no pudo evitar el definir el orden para distinguir un trozo de cobre electrónico que no es útil, y las mismas moléculas de cobre cuando están difundidas que no nos resulta de utilidad alguna. Podemos tomarlo como un hecho derivado, que la baja entropía es condición necesaria para que una cosa nos resulte útil”.
[14]

El segundo aspecto consiste en que entre mas baja es la entropía, o grado de desorden, mas alto es el valor. Esto significa que en la naturaleza las estructuras organizadas son más escasas y por ende presentan un mayor valor. El premio Nóbel química, Wilhem Ostwald, fue quien planteó el principio según el cual la irreversibilidad de todo proceso físico enfrenta inevitablemente al hombre con el problema de la escasez objetiva y del valor económico.
[15]

Las anteriores apreciaciones evidencian que los adelantos tecnológicos, tienen un límite trazado por la entropía y que no existe un uso ilimitado de los recursos objetivamente escasos, como el petróleo, cuyos stocks algún día se agotaran y el valor sea infinito.

Otra corriente que se destaca en la actualidad es aquella que asigna al conocimiento un papel importante en la creación de valor. Sostiene que el valor requiere algo más que la mezcla de tierra, capital y trabajo. Se requiere integración de información y conocimiento, una coordinación superior que replantea los conceptos tradicionales de valor.

“Dado que el valor añadido -escribe Toffler- mediante el inteligente proceso del conocimientos es critico en el nuevo sistema de creación de riqueza, los contables del siglo XXI encontraran las formas de evaluar el valor neto añadido por las diversas actividades relacionadas con la información”
[16]

-------
Notas al capítulo 1

[1] PLATON, La Republica, Las Leyes.
[2] ARISTOTELES, La Política, Libro I, capitulo 3.
[3] Ibíd. página 24
[4] Ibíd. página 23
[5] MILL Jhon Stuart, citado por Shumacher, en “Lo pequeño es hermoso” Ed. Orbis, Barcelona, 1983, pagina 42
[6] Las principales obras de Quesnay son “Fisiocracia y economía política” y “Le tableau economique"
[7] La principal obra de Adam Smith es “La riqueza de las naciones”. de David Ricardo “Principios de economía política y tributación” y de Marx “El capital”.
[8] Las principales obras de Stanley Jevons son “Los principios de economía y la teoría de economía política”, de Menger “Principios de economía política” y de Walras “Elementos de economía política pura”.
[9] La obra mas conocida de Keynes es “Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero”. FCE
[10] Los principales libros son: de Hazel Henderson, “La política de la edad solar”, de Manfred Max Neef “Desarrollo a escala humana”, de Shumacher “Lo pequeño es hermoso”, de Juan Manuel Naredo “Economía en evolución”.
[11] Henderson Hazel, Ob, p 337.
[12] DOBB Maurice, introducción a la economía, F.C.E. p 2


Notas capitulo 2


[1] Platón, La República, Páginas 61 y 288.
[2] Aristóteles Ética a Nicomano. Libro V y La política, p 26.
[3] Smith Adam. La riqueza de las Naciones. F.C.E. P. 239
[4] Marx Carlos. La miseria de la filosofía, E. La carreta. 1973, p 44. - El Capital. F.C.E. T. III p 185. Karl Marx, El Capital, F.C.E. p. 208.
[5] Marx Carlos. La miseria de la filosofía, E. La carreta. 1973, p 44. - El Capital. F.C.E. T. III p 185
[6] Naredo José Manuel. La economía en evolución. Ed. Siglo XXI. Madrid. 1987, Parte 2. cap. 5
[7] En Freud, el deseo inconsciente, es singular de un sujeto, y no propio de la especie, es un deseo que, a diferencia de la necesidad, no camina en el sentido de la supervivencia y la adaptación
Notas:
[8] OIT, Employment, Growth and Basic Needs: A One World Problem, Ginebra, 1976, y de la misma organización internacional, Basic Needs and National Employment Strategies, ponencias de la Conferencia Mundial Tripartita sobre Empleos, Distribución del Ingreso, Progreso Social y la División Internacional del Trabajo, Ginebra, vol. I, 1976;
[9] Naredo José Manuel. La economía en evolución. Ed. Siglo XXI. Madrid. 1987, Parte 2. cap. 5
[10] Se reproducen apartes del ensayo de Amartya Sen “Sobre conceptos y medidas de pobreza” publicado en http://www.eumed.net/cursecon/economistas/textos/sen-medida%20de%20la%20pobreza.htm
[11] Diversos análisis de la teoría del consumidor en términos de características se pueden consultar en W.M. Gorman, The Demand for Related Goods, en Journal Paper, núm. 3129, Iowa Experimental Station, Ames, Iowa, 1956, y Tricks with the Utility Function, en M.J. Artis y A.R. Nobay (eds.) Essays in Economic Analysis, Cambridge University Press, Cambridge, 1976, así como K.J. Lancaster, A New Approach to Consumer Theory, en Journal of Political Economy, núm. 74, 1966.
[12] La distinción se relaciona estrechamente con la diferencia establecida por Seebohm Rowntree entre pobreza "primaria" y "secundaria". Véase, de este autor, Poverty A.Study of Town Life, Mac Millan, Londres, 1901.
[13] El método del ingreso tiene vínculos cercanos con las comparaciones de ingreso real de la economía del bienestar. Véase J.R. Hicks, The Measurement of Real Income, en Oxford Economic Papers, núm. 10, 1958.
[14] El método del ingreso se basa en dos conjuntos distintos de convenciones, a saber: 1) las utilizadas para identificar las necesidades mínimas, y 2) las que sirven de base para definir las restricciones de comportamiento y de gustos.
[15] Max-Neef Manfred. Economía a escala humana. Ed. Cepaur, Chile 1987. parte II, Cap. 3 y 4.
[16] Henderson Hazel. La política de la edad solar. F.C.E. México 1985, p 308
[17] Naredo Josué Manuel, Op. Cit. P 516
.

Notas al capitulo 3

[1] FOUCAULT, las palabras y las cosas, México, siglo XXI, p 165
[2] ARISTOTELES, La política, libro I, capitulo III, Pág. 24 a 27
[3] Citada por MARX Carlos. “El capital “F.C.E México, 1975, tomo I, Pág. 89[4] SMITH Adam “investigación acerca de la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones. F.C.E México, Pág. 31
[5] MARX, Carlos “El capital “tomo I, Pág. 10
[6] ROBERT Joseph, la historia del dinero. Editorial reflexión, Pág. 28
[7] ROLL Eric, historia de las doctrinas económicas. F.C.E, México, 1978, p 72
[8] NAREDO Juan Manuel, la economía en evolución, editorial siglo XXI
[9] QUESNAY Francois, le tableau économique 1757, n NAREDO, Ibid, p 111
[10] SMITH, la riqueza de las naciones .F.C.E
[11] RICARDO David, principios de la economía política y tributación F.C.E.1976 Pág. 207
[12] RICARDO David, principios de la economía política y tributación F.C.E.1976 Pág. 207
[13] MARX Carlos, el capital, F.C.E, México, 1975 tomo I, Pág. 10
[14] JEVONS, la teoría de la economía política, citado Naredo JM
[15] WALRAS, León, elementos de economía política pura o teoría de las riquezas sociales, 1874 Pág. 23, citado por Naredo
[16] KEYNES, John, “Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero “FCE., Bogota, 1976, p. 120, 195, 189, 320
[17] KEYNES John, p 346, citado por Schumacher, p 103
[18] FURTADO Celso, prefacio a una nueva economía política, Ed siglo XXI, México, 1978, Pág. 15
[19] CLOUD Preston el cosmos, la tierra y el hombre, Madrid, alianza ,1981. p 345, citado por Naredo p 473
[20] HENDERSON Hazel, la política de la edad solar, F.C.E
[21] SHUMACHER, EF., Lo pequeño es hermoso, ed orbis, Barcelona, 1983, parte II, capitulo 6
[22] TOFFLER Alvin, el cambio del poder, plaza y janes, España, 1990, segunda parte, Cáp. VI p .427

Notas al capitulo 4

[1] ARISTOTELES, La política, pagina 21
[2] BAUDIN Louis, El imperio socialista de los incas, Ediciones Rodas, 1.978, 8 edición, Perú, 1.978, Cáp. 8 y 9.
[3] ESCOLASTICOS citados por NAREDO J.M. Economía en evolución siglo XXI, pagina 285.
[4] ROLL Eric, Historia de las doctrinas económicas, FCE, p 136
[5] PETTY William, La aritmética política, Roll, Op, cit, p 106
[6] SMITH Adam, La riqueza de las naciones, F.C.E, p 37
[7] RICARDO David, Principios de economía política y tributación, F.C.E. pagina 9
[8] MARX Carlos, El capital, T I, p 8
[9] Ibid, Tomo III, pagina 182
[10] Walras León, Elementos de economía política pura, citado en NAREDO José Manuel, La economía en evolución, siglo XXI, Madrid, 1987, p 212
[11] JEVONS, Stanley citado por GILL Richard en Evolución de la economía moderna, Ed Uteha, México, 1.976, pagina 101.
[12] KEYNES John Maynard, Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, F.C.E, México, 1.976, pagina 190
[13] Ibid página 206
[14] GEORGESC-ROEGEN N. La teoría energética del valor económico, en Revista Trimestre económico, No 198, 1983.
[15] OSTWALD Wilhelm, en NAREDO J M Ob. Cit. p 287
[16] TOFFLER Alvin, El cambio de poder, plaza & Janes, España, 1991, paginas 110 y 195

 Otros ensayos del autor:

Desarrollo económico

Visión y construcción de futuro
Inteligencia y riqueza de las naciones
Deuda pública
Modelo concentrador

Macroeconomía y ciclos

Devaluación y productividad en USA
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2696873

Devaluación y productividad en USA
Impactos de la caída del dólar
El desempleo
Manual de contratación de Obras Públicas y Servicios

Economía Industrial

Acumulación industrial y Estado
TLC y Microempresas usatlc prospectives
Bonanza y crisis del oro blanco en Colombia

Economía artesanal

Mercado artesanal indígena del Amazonas
Mercado artesanal indígena del Putumayo

Mercado artesanal indígena Sikuani

Economía urbana

Megatendencias de Bogotá
Metamorfósis de Bogotá
Bogotá-Región 2038
Bogotá: Economía de contrastes
Dinámica demográfica de Bogotá
Precios en Europa EuroGira
Las ciclorutas

Teoría económica

Coyuntura y Ciclos
Introducción a la economía
Teoría compleja del valor
Diálogos de la economía
Economía compleja

Educación y Formación

Formar inteligencias excepcionales
La nota y el parcial

Aula virtual YS

Programa de macroeconomía
Programa de pensamiento económico
Programa de Desarrollo Económico
Política económica y social
Programa de Finanzas

Archives

2/1/07  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Subscribe to Posts [Atom]